PRECAUCIÓN CON LAS ESPIGAS

PRECAUCIÓN CON LAS ESPIGAS

[fsn_row][fsn_column width=”11″ offset=”1″][fsn_text]

Estamos entrando en la época de las espigas (que son el conjunto de granos que se agrupan a lo largo de un eje, resultado de la fructificación de las plantas gramíneas), y el campo y los parques pueden suponer riesgo para nuestros perros.

 

 

Es su diseño lo que las hace tan peligrosas: punta afilada, forma de arpón y apertura en forma de paraguas , que las confiere características perfectas para pegarse al pelo y clavarse en la piel de los perros durante y después del paseo.

 

Suelen meterse entre los dedos, clavándose y alojándose debajo de la piel, produciendo fístulas que hacen que el perro se lama insistentemente. También se pueden meter en el oído, y veremos entonces que el perro sacude la cabeza; en la nariz, produciendo estornudos y a veces sangrado nasal; en los ojos, normalmente debajo de los párpados, causando mucho dolor; en las zonas perianal, vulvar y peneana, e incluso atravesar directamente la piel en axilas y tronco.

 

 

Por este motivo es importante evitar pasear por zonas con muchas espigas y hacer revisión  del perro después de los paseos, para quitar las espigas que se han quedado adheridas y evitar así que se claven y den problemas. ¡Cuidado con las zona más secas!

[/fsn_text][/fsn_column][/fsn_row]

Sin comentarios

Disculpa, el formulario para comentarios está cerrado en este momento.