Intoxicación de perros y gatos por la procesionaria del pino

Intoxicación de perros y gatos por la procesionaria del pino

[fsn_row][fsn_column width=»12″][fsn_text]

La procesionaria del pino es la oruga de la mariposa nocturna “Thaumetopoea pityocampa”. Es muy habitual en los bosques de pinos de la zona mediterránea y el contacto con esta oruga puede originar efectos nocivos tanto en el hombre como en los animales de compañía.

 

oruga-procesionaria-pino-perros-precauciones

 

 Las mariposas adultas hembras depositan los huevos en las hojas de los pinos a mediados y finales de verano (entre julio y septiembre). Aproximadamente un mes después nacen  las orugas, las cuales permanecen situadas en el árbol y construyen los nidos o bolsas donde desarrollan su evolución larvaria (pasan por cinco estados de desarrollo, de larva 1 a larva 5). A finales de invierno (febrero-abril) las larvas abandonan los pinos y se dirigen en hileras o procesión hacia el suelo, para enterrarse y terminar su ciclo (crisálidas). Las crisálidas enterradas pueden permanecer inactivas hasta cuatro años, esperando las condiciones climáticas adecuadas, momento en el cual salen las mariposas, que continúan con su ciclo vital.

 

Las orugas poseen unas estructuras parecidas a pelillos (tricomas), que están alojados en los pliegues de su piel. Pueden llegar en número a 500.000, son muy pequeños (100-200 micrómetros) y se liberan con mucha facilidad cuando las orugas se agitan. Estos pelillos se pueden dispersar por el viento y también permanecer en las bolsas vacías. Los tricomas contienen una sustancia tóxica-irritativa,”taumatopeína”, que puede originar efecto tóxico directo y también un efecto alérgico.

 

En los humanos, las principales alteraciones que producen son: dermatitis y urticaria por contacto, conjuntivitis y ceguera temporal, angioedema y signos respiratorios.

 

procesionaria oruga perro gato primavera

 

En animales domésticos, sobre todo perro y gato, el contacto principal es al olfatear y por lamido o ingestión, aunque también puede ser por vía aérea. En caso de contacto oral, aparece salivación profusa, vómitos, edema de lengua, seguido de ulceración y necrosis, con dolor local. En los días que siguen puede perder parte de la lengua. A veces puede presentarse fiebre y también un cuadro agudo de obstrucción de vías aéreas altas. Generalmente se frotan la cara con las manos, empeorando el cuadro clínico.

 

Si el contacto es por la piel, aparecen urticaria y picor. Si la diseminación también es aérea, se puede ver conjuntivitis.

 

Debes acudir rápidamente a tu veterinario para empezar con el tratamiento, que consiste en lavados con suero fisiológico para eliminar los pelillos y tratamiento médico adaptado a cada caso.

 

El clima es un factor importante en la distribución de la procesionaria, la temperatura y la humedad inciden en el desarrollo y supervivencia de las larvas. El cambio climático ha permitido que en pinares habitualmente sin procesionaria, por encontrarse por ejemplo en zonas de altura, ahora si se vean afectados. Por este motivo siempre que salgas a pasear por zonas con pinos, entre febrero y abril, hay que extremar las precauciones.

 

[/fsn_text][/fsn_column][/fsn_row]

Sin comentarios

Disculpa, el formulario para comentarios está cerrado en este momento.